sábado, 5 de noviembre de 2011

Cerrando círculos

Lo dicho, ésta es una etapa de poner puntos finales, cerrar círculos, terminar esas incómodas historias inconclusas y dejar al lado lo que sobraba, lo que pesaba..
Todo en la vida tiene su proceso de depuración, de limpieza. Creo firmemente en que todo lo que vamos viviendo, nos prepara para lo que deberemos afrontar en el futuro, incluso si no es para nosotros mismos, talvez le sirva como punto de comparación a alguien más. Ahora bien, no todo cambio es bueno, ni me parece correcto justificar el mal actuar con las experiencias pasadas. Es necesario ver las cosas con perspectiva para desechar lo que no aporta en la vida y quedarse con lo que da buenos frutos.  Cerrar el círculo, mantener lo que ha sido un aporte positivo y mandar el resto a la punta de un cuerno.
Y bueno, esto de cerrar círculos también tiene que ver con el perdón. El perdón a todo nivel. A uno mismo o a quien pudiera haber causado daño. Mientras no haya ese perdón, el círculo seguirá abierto, y las heridas también.
Por otro lado, y esto es medio complejo, se debe saber cuándo dejar de luchar. Cerrar el círculo por abandono, digamos. Este punto es importante en el sentido de que hay veces en las que el aferrarse a personas, a sentimientos, a circunstancias, nos estanca, nos detiene.
Sin duda, terminar estos pendientes, hace la vida más liviana. Lo que tuvo que caerse, se cayó.. Lo importante se ha rescatado A PESAR DE TODO. 

Eso es to..

Lea también:
Uno aprende (IV)   
En gerundio
Confiar

3 comentarios:

Efren (a.k.a. Ludovico) dijo...

a veces hay momentos en que hay que saber cerrar bien los prólogos. Y entender de manera serena como empezar desde 0. Enseñanzas de este año

Solange Molineros dijo...

Hola, me pegué una visita por aquí :) me gusta el post, muy bueno.

Besitos :D

mjormy dijo...

Efren (a.k.a. Ludovico): cerrar los prólogos? ok, lo tendré presente.

Solange Molineros: Gracias! Bienvenida!