martes, 29 de mayo de 2007

La damisela y el galán. (Parte 1) leerán la parte 0!

Primer encuentro

Resulta que pasaba pues el Pancho un viernes tarde por la intersección de la Av. Remigio Crespo y Agustín Cueva (o sea por el Multifood más o menos), cuando se encontró con su amigo, el buen Xavier. El Xavi (que así le dicen los más allegados) estaba pegándose sus dos que tres bielas en
compañía de unos pocos panas, entonces asomaron dos niñas, la Dani y la Juanita que habían estado con ellos. El Pancho le vio y se quedó sin habla. "Qué buena la tonta!" dijo para sus adentros, la verdad, la Juanita no hizo mucho caso del recién llegado y siguió conversando con la Dani. El Pancho de alguna forma tenía que quedar bien, entonces.. justo la Dani y la Juanita expresan su gana de partir hacia sus humildes hogares y adivinen quién se ofreció para (acercarse?) acercarles hasta su humilde hogar??? sí amigos, el Pancho que estaba en su propio carro (o sea en el carro de su propio padre), no era un lujo de carro ni tenía tuneada hasta la guantera, pero le servía al hombre para pasar por un tipo medianamente caballero.

- Yo también estoy de ida, si quieren les jalo hasta donde pueda (pero claro!).
La Juanita se opuso en primeros términos
- Ay Dani no seas bestia, verás que al man ni siquiera le conocemos, una nunca sabe.
- No seas así, no ves que si no nos vamos con él ya llegamos tarde y mi papi me cala que estuve tomando?? - dijo casi llorando la Dani.
Una vez en el coche se da la siguiente conversación:
- Chuta, vamos, vamos, vos sí que eres bestia, ahora cómo te dejo en tu casa? estás destilando cerveza, se fregó (y encima con este man que está hecho el loco, aunque sí está lindo).

Y es allí cuando empieza a lucirse el Pancho:

- No fresca, verás, vamos a dar una vuelta hasta que tu amiga esté bien, le damos un café o algo y de ahí vamos a comer alguna cosa, en una media hora ella ya está mejor, y de ahí te voy a dejar a tu casa (o mejor no? jaja).
- Ay, que foca, vos has de pensar que nosotras somos así, pero no, te juro que ni siquiera tomamos tanto, sino que a ella le cogió rápido la chulla cerveza que se tomó (ojalá se crea lo de la chulla cerveza).
- Tranquila - dijo el Pancho mientras ponía una mano en el hombro de la Juanita - igual así de paso conversamos un poco.

En eso..

- El Juan es un imbécil amiguita, un imbécil total!!!!!!! - gritó la Dani
- Cállate mija- le ordenó la Juanita - ya después hablamos.

Esta es la parte en la que la Juanita debió haber pensado en algo mejor qué decir:

- Es que una por los hombres sí sufre, no ves la Britniespirs como se despedazó la vida por el Kevin??
- (El Kevin no es el de la Barbie? ah, no ese es otro..) De ley pobre man. No me digas que algún sinvergüenza te hizo sufrir?

En eso llegaron a un cuchito donde se disponían a tomar café y darle de comer a la Dani.

- Mija, toma el café, verás que ya son las 8 y tenías que llegar a las 7. (Por tu culpa yo haciéndome la foca con este man! ponte bien por Dios!)

Tanto rogarle a la chica, ni sé cómo se tomó el tinto y se comió unos dos trozos del sánduche que le compró la Juanita. El Pancho también ya se impacientaba pues, ya se hacía tarde y el man no había pescado nada. Le fueron a dejar a la Dani en la casa porque ya estaba bastante mejor y el Pancho continuó con su galanteo:

- Me decías que hubo un infeliz que te hizo sufrir?
- Sí, pero eso ya es parte de mi pasado, no me gusta hablar de eso..
- No fresco, si vos no quieres hablar de....
- Es que verás, el Luchito fue todo para mí, yo le quise la bola y todo pero ya ves, no siempre los sentimientos son correspondidos.
- Chuta, pero cuando..
- Sí, yo sé que a veces es mejor terminar, pero duele mucho.
- En todo caso yo pienso que..
- De ley, pero ya nada

(Silencio)

- Por dónde es tu casa?
- Sigue rectito, yo te indico.
- Te juro que yo nunca le haría sufrir a una mujer como vos.
- El Luchito no es una mala persona, tiene sus rayes, como todos, pero no es malo. Vira por aquí, la tercera casa a la izquierda.
- Sí nos podemos ver de nuevo?
- Claro anota mi número es el 09X123456.
- A ver si nos tomamos algo - dice el Pancho mientras se le acerca- o vamos al cine - dice el Pancho mientras se le acerca más- o.....

Y el Pancho le plantó una mucha de esas de antología. La man no dijo una palabra más. Sonrió, se bajó del carro y entró a la casa. Les suena? En algo esta historia se parece a la suya? Ahí está, a fin de cuentas todos vamos rodando igualito por el meeesmo barranco!! jaja
En la siguiente entrega vamos a análizar quién hizo bien qué cosa y quién hizo mal qué cosa y lo que pensaron y/o manifestaron nuestros protagonistas. Pensaron que ya se acabó??? NOOOO!!!. Esto recién empieza..

1 comentario:

MaJo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.