domingo, 17 de marzo de 2013

Terminando la semana con Kid Rock y Sheryl Crow

A medida que pasa el tiempo hay etapas que se terminan y otras que comienzan. Siempre, todo camino recorrido deja su aprendizaje y creo que estoy cerrando una parte muy fructífera y enriquecedora de mi en ese sentido. Es necesario a veces dejar de lado la comodidad por aceptar retos grandes, fuertes y la satisfacción del deber cumplido deja un agradable sabor de boca. Puedo decir que no solo el balance es positivo, sino que sobran las razones para considerar este tiempo como una de los segmentos de mayor crecimiento en la sinusoide de mi vida. He aprendido montones. He crecido como profesional y como persona. He conocido gente increíble y he estrechado lazos con quienes ya eran importantes para mí. Se han creado vínculos lindísimos que me empeñaré en cuidar y mantener, no en vano la vida cruzó nuestros caminos y hemos de sacar provecho de esa hermosa coincidencia. Somebody's gotta win, somebody's gotta lose.. Esta vez considero que he ganado más de lo que hubiera esperado.


Esta canción de Kid Rock y la siempre impecable Sheryl Crow acolita como banda sonora del cierre de esta semana de recuerdos y nostalgias dulces. La combinaciòn de estas dos voces tiene una magia que me llena de paz, si escucharon Picture y les gustó seguro disfrutarán esta preciosura.

So let's roll the dice, one more time,
Take a chance on love again tonight 
Risk it all, lay it on the line 
Let the skeletons fight for life 
Tonight, hold on tight, as we collide 

Lea también
Seis años hablando piedras..
Uno aprende (V) : Mi 2012 en viñetas
Cerrando círculos

2 comentarios:

Johanna Orellana Alvear dijo...

Majito querida,
Aunque es el primer comentario... no es la primera lectura. Te mando un fuerte abrazo y estoy segura que el aprendizaje que te espera en tus nuevos retos será aún una curva de más grande amplitud en tu sinusoide :D

MJ Ormy dijo...

Joha! Qué gusto que hayas pasado por acá, eres siempre bienvenida. Ojalá sea como dices y las cosas marchen bien. Dios te bendiga!